¡Pon un personal shopper en tu vida!

¡Que levante la mano quien le guste ir de compras! Vale, lo diremos de otro modo: ¡Que levante la mano quien le guste ir de compras y sepa exactamente qué es lo que le queda bien, se adapta a su estilo y a su bolsillo! ¿A que eso ya es más complicado? Estar al día en tendencias, saber lo que está de moda y lo que está de modé, pero – sobre todo – saber qué es lo que mejor nos sienta no siempre es fácil. Ni nos sale a la primera. Ni a la segunda. Y podemos caer en el error de adoptar un estilismo que no nos saque el máximo partido. Entonces, ¿qué hacemos?… ¡PERSONAL SHOPPER, TE NECESITO!

Y no valen las excusas de que tener un personal shopper es un lujo: sus servicios están en los bolsillos de casi cualquier mortal. Es cierto que la figura del Personal Shopper surgió allá por el 1980 y pico para vestir a las celebrities de Nueva York que, cansadas de “patear” tiendas, escaparates… solicitaban estos servicios para su ropa, su casa, etc. Pero ahora, pasados unos años, el concepto ha cambiado.

No solo de moda vive un personal shopper. También de la estética, el buen gusto. Tiene que controlar los must de la temporada, los colores, las prendas imprescindibles, los “fondos de armario” que no pueden faltar en nuestros vestidores (¿recuerdan el de  Carrie Bradshaw en Sexo en Nueva York?)

 

 Carrie Bradshow en la serie Sexo en Nueva York

Pero esto no es todo, amigos. Además, un buen personal shopper, tiene que saber de morfología (ya saben: tipo de pera, de manzana… ¡o de chirimoya!, que a estas alturas del verano, una ya no sabe ni que tipo tiene). Pero para eso tenemos a nuestra disposición en Trapitos de Coco una experta que nos puede asesorar también en peluquería, maquillaje (de noche y de día). Un total look si nos rendimos a sus conocimientos.

Porque una personal shopper no nace. Sí, se tiene un talento innato. Una sensibilidad especial. Pero con eso no basta. Es necesaria (básica, incluso) una formación: Asesoría de la Imagen Personal, formación en diseño de moda, especialización en personal shopper y coolhuntig (de la figura del coolhunting hablaremos en otro post, que también es de lo más interesante).

Un vestidor ideal de Sexo en Nueva York

El personal shopper tiene que saberse “al dedillo” las últimas tendencias para poder ofrecerlas a sus clientes: una ficha con lo que podemos encontrar en cada tienda (estilo de ropa, tallaje, complementos…) Y, una vez nos decidimos a contratar un personal shopper que nos haga mejorar nuestro estilo, destacar nuestras virtudes y esconder posibles “defectillos o complejos”, ¿qué hacemos? Una reunión previa es necesaria: nuestro asesor debe conocer cuáles son mis necesidades, mis gustos, mis tallas, mi estilo de vida y, también, mi presupuesto. Pero a veces puede que no tengamos claro ni nosotros mismos lo que queremos. De ahí que nuestro experto sepa verlo y sacarnos el mejor partido.

A partir de ese momento: tejidos, volúmenes, colores y complementos se entremezclan en su cabeza para poder ofrecernos de lo bueno, lo mejor. Un buen cuaderno, lápices de colores y una buena base de datos de tiendas y boutiques y empieza la “Glamour misión”. Pero no nos agobiemos, como hemos especificado, el personal shopper es un ASESOR. Por ello, no estamos obligados a llevarnos puesto todo lo que nos propone. Aunque el nivel de acierto es taaaan alto, que a veces es imposible no caer rendida a varios outfits. A veces. Solo a veces ;)

¿Y el precio? Varía dependiendo del tipo de servicio prestado. Y de las horas que hayamos contratado a nuestra personal shopper. Pero, créanme, merece la pena. El subidón de autoestima después de comprobar que puedes vestirte con colores, con faldas, con pantalones, y sacar todo lo bonito que tienes… ¡no tiene precio!

Estos “gurús” de la moda no solo nos ayudan a definir nuestro estilo, sino que además, nos asesoran en nuestras compras (recomendándonos tiendas, marcándonos rutas de shopping…), nos ayudan a organizar nuestro armario (vestidor). En fin, trabajan prácticamente 24 horas del día para que nos veamos guapos no, “guapérrimos”: están al día de las pasarelas nacionales, internacionales, tienen una relación muy estrecha con marcas y firmas exclusivas, se atreven a mezclar para obtener looks más o menos atrevidos…

Como dice el refrán, “una imagen vale más que mil palabras”. Ahora es el turno de que tú dejes sin palabras a los que te rodean.

Escena de la tienda en Pretty Woman

Tags: , , , , , , , , ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¡Los personal shopper están de moda! Así lo vive Trapitos de Cocó | Trapitos de Coco - 23 julio, 2013

    […] en la estratosfera, algo dirigido única y simplemente a gente adinerada. ¡No es así!. En un post anterior os explicamos cuál es el papel del “Personal Shopper”, pero ahora queremos que veáis […]